Abrir una tienda de ropa?


A la pregunta de abrir nuevo punto de venta ante la grave situación que vivimos…siempre tiene que terminar con un no rotundo?…no siempre, depende de muchos factores. Primero habría que diferenciar si se trata de una nueva experiencia profesional o si ya eres veterano siendo propietario de algún punto de venta. Este segundo grupo puede contar en algunos casos con ventajas como por ejemplo que muchos alquileres hoy en día se ofertan más bajos que antes y que unas tiendas se pueden apoyar en las otras para ayudar en la rotación de género, del equipo de ventas y en definitiva y lo principal: sacar los números a final de mes.

Pero la reflexión del post de hoy se centra en el primer grupo de emprendedores principiantes. Puedo decir que en los últimos 4 años he visto a muchos emprendedores abrir con ilusión un nuevo punto de venta y cerrarlo en menos de un año. La difícil situación económica que atravesamos es obvia, la competitividad de marcas, la exigencia del cliente y muchos obstáculos más. Sin embargo, en mi opinión, existe un problema de base y es que por mucha ilusión y dedicación que le pongamos si nuestro negocio es una copia de los múltiples que ya existen y si no nos diferenciamos del resto empezamos con muy mal pie. En este país no estamos habituados a asumir el riesgo con lo que en última instancia lo de copiar al de la esquina es más sencillo y seguro. Si él vende, por qué no voy a vender yo?…Ya hace más de 90 años que Coco Chanel decía que: “Para ser indispensable necesitas ser diferente”. Y rechazó la oferta de matrimonio de su amante el Duque de Westminster porque: “Ha habido muchas duquesas de Westminster, Chanel hay una sola”.

coco-chanel

Otro fallo habitual por falta de conocimiento y cultura empresarial es el de centrar todos los esfuerzos en el producto en lugar de hacerlo en el cliente pensando que éste es un  simple elemento en la cadena de compra. En estos casos la importancia sólo se la lleva el surtido, el precio y el proveedor. Esta estrategia es totalmente desaconsejable. Debemos desde el principio identificar el segmento de mercado al que queremos llegar y entonces pensar en el producto. Por ejemplo, si hemos localizado nuestra tienda en una zona nueva de la ciudad donde viven matrimonios jóvenes, sabemos de antemano a que cliente potencial nos enfrentamos. Por lo tanto, las compras del producto, las acciones de marketing, la imagen que proyectará la tienda, la elección de la música, etc… circularan en torno a este tipo de cliente.

Relacionado con este punto viene un tercer fallo cuando no habiendo identificado el “target group” o consumidor potencial se ambiciona abarcar a diferente público en pocos m2. Así podemos encontrar que en un local de 50 m2 el propietario ofrezca ropa de mujer, caballero, chica joven, chico joven e incluso niño/a. Probablemente ni tu tienda va a tener 250 m2 ni va a estar en el mejor local del mejor centro comercial ya que esto sólo está al alcance de las grandes cadenas con amplitud y profundidad de gama. La solución esta en enfocarse en un público objetivo para trabajarlo mejor, especializarse y tener más variedad en la oferta.

Un error muy común es el de no elaborar de antemano presupuestos cerrados de compra. La escena es la siguiente: el cliente llega al showroom de la marca X, donde le presentan una colección nueva de primavera que es maravillosa. El cliente que se mueve por emociones se excede en la compra corriendo el riesgo de no vender la mercancía en el espacio de tiempo deseado y posiblemente no poder hacer frente a los pagos posteriormente. La misma escena se podría repetir de la siguiente manera: el cliente llega al showroom donde le presentan una colección también maravillosa. El cliente que está aterrorizado con la situación de las ventas en su negocio decide comprar por debajo de los mínimos de su presupuesto. Una tienda con falta de mercancía da mala imagen a los clientes así que el cliente debe ir a última hora a la desesperada en busca de producto. Esto es algo que podemos evitar respetando un presupuesto mensual por ejemplo.

Otros puntos muy importantes a tener en cuenta:

  • Hacer un estudio de mercado para escoger local, zona, población, etc.
  • Una excelente y original imagen de tienda que proporcione experiencia de compra. 
  • Primar el trato, la proximidad con el cliente que proporcione experiencia de cliente.
  • Control estricto de los gastos.
  • Escoger prendas con márgenes elevados para poder ser rentables.
  • Buena gestión del stock en tienda para diseñar presupuestos ajustados de compra.
  • Formación para el equipo de ventas en una especializada atención al cliente.

En próximas entradas desarrollaremos estos interesantes puntos.

Qué opinión tenéis vosotros del tema?? Tienes intención de abrir una tienda de ropa?? Aconsejarías la apertura de una tienda de ropa a un amigo?? 

Sigue leyendo

Anuncios